Anekdotų kategorijos

Anekdotas

  • Zvejojo karta naujas rusas ir pagavo auksine zuvele... zuvele sako as tau ispildysiu tris norus naujasis rusas nusijuokia ir sako geriau as tau ispildysiu koki nora as viska turiu man nieko nereikia.. Zuvele primygtinai siulo ispildyti nora. Naujasis rusas gerai noriu kad butu mano auksines rankos. zuvele ir isppilde jam nora..
    Ruosiasi rusas vaziuoti namo mersas neuzsikuria griebiasi uz telefono surenka numeri ir tik telefonas sast islekia is ranku naujasis rusas pribega atsidaro kapota kazka pakrapsto ir masina uzsikuria... Gryzta namo jungia televizoriu neveikia vel uz telefono surenka numeri ir vel telefonas islekia is ranku rusas pribega prie televizoriaus kazka pakrapsto takst televizorius veikia. Dziaugiasi rusas auksines rankos auksines... Uzsimano picos vel griebia telefona surenka numeri telefonas skrenda lauk rusas kiek galedamas bega i virtuve ten minko kocioja o po 15 minuciu garuoja geriausia pica... Dar labiau apsidziauge naujasis rusas... po kurio laiko uzsimanoi moters surenka numeri ir vel telefonas lekia lauk o rankos pradeda dirbti savo darba rusas nepatenkintas rekia as oralinio norejau.....

    Anekdotas - Zvejojo karta naujas rusas ir pagav..

Vardas:

El.paštas:

Komentarai:

Anekdoto komentarai

Chandan 2012-11-06 20:38:40

No conoceda ninguna de las tres cienaoncs rusas -aunque sed al baredtono-, y si bien por ello no las asocio a ningfan recuerdo entraf1able (como esa mujer que se emociona hasta las le1grimas en la tercera), reconozco que son genuino arte popular, de aquel que, en Austria por ejemplo, Schubert pulimentaba hasta la redondez del Lied.El pfablico europeo de pasados siglos, ya fueran los cortesanos o los burgueses, estaban capacitados para atender al material musical mismo: las estructuras, la correspondencia de los afectos , las tonalidades, las modulaciones, la armonizacif3n, las sutilezas redtmicas. Hace poco me1s de un siglo la gente escuchaba realmente campanadas en la pieza de piano La catedral sumergida de Debussy o se embriagaba con las vertiginosas imprecisiones tonales del Triste1n wagneriano. Y hacia 1950 (!) Arthur Honegger se lamentaba en una entrevista del progresivo empobrecimiento del nivel perceptivo del gran pfablico, aparejado a una similar decadencia de la mfasica utilitaria (cine, teatro, radionovela). El compositor suizo predeceda un af1o 2000 de sordos e insensibles, de brutos incapaces de conmoverse ante lo que no fuese ruido puro. Me pregunto que9 tanto se prefigurf3 el holocausto musical en que vivimos.Cue1nta razf3n tiene Arjun al denunciar la africanizacif3n de los sonidos de consumo, y naturalmente de las bandas sonoras del cine, faltimo bastif3n de la mfasica sinff3nica (no cle1sica) que llega a las masas. Hasta un pastiche efectista pero bien cincelado como Star Wars de John Williams sereda impensable hoy, cuando priman la percusif3n me1s insensata (esos golpes como mazazos que lo saturan todo y son indistinguibles unos de otros), las tonaditas me1s sosas aderezadas con quejidos e9tnicos y los cliche9s sinff3nicos (a menudo producidos con sintetizadores) que habredan avergonzado a cualquier instrumentador de mfasica pop de los af1os 70 del pasado siglo.Es me1s, en ocasiones vuelvo a mis viejas grabaciones cle1sicas extraeddas de vinilos y constato que, dejando de lado el ruido de fritura me1s o menos disimulado por los filtros informe1ticos, en esas antiguallas de los af1os 50 f3 60 hay me1s garra, me1s entendimiento del hecho musical y me1s vida (sed, vida plena) que en las grabaciones actuales, la mayoreda de ellas tan blandengues, timoratas y, direda yo, uniformizadas. Ya alguien faltimamente se ha quejado de la pe9rdida del sonido distintivo de las orquestas sinff3nicas, en parte por el me1s fluido intercambio de directores e integrantes, pero tambie9n, sospecho, por culpa del abandono de las tradiciones interpretativas propias de cada ciudad o paeds de solera musical. La Filarmf3nica de Berledn, por ejemplo, suena ya casi como cualquier sinff3nica estadounidense normalizada. Por lo menos en los discos, pues obviamente no la he podido escuchar en directo.La era de los ingenieros de sonido que eran a la vez mfasicos y sabedan de aquello que procesaban en sus consolas (y lo amaban); la era de los directores como Wilhelm Furtwe4ngler, que a pesar de ciertas arbitrariedades (bfo por eso mismo?) y de un sonido orquestal hoy inadmisible por inexacto transmutaba las partituras en deslumbramientos irrepetibles; la era del tendero italiano que silbaba un aria de Puccini y la del momento familiar en torno al piano de la casa; en fin, ese tiempo en que la Cultura, con mayfascula, regeda el gusto y la aspiracif3n de grandes porciones de la sociedad, este1 terminando. Nos queda la cultura, con minfascula y maf1ana entre comillas, esa diarrea mental de los antropf3logos izquierdientos y los filosofastros del sofisma prolijo, de la horda de poledticos y propagandistas anticulturales que padecemos. Y la comprobacif3n me1s triste y certera no reside en que muy pocos -cada vez menos- conserven la memoria de Furtwe4ngler, Knappertsbusch, Kletzki, S. Richter, Fischer-Dieskau, Dame Schwartzkopf y otros grandes, sino en el hecho de que la tradicif3n formativa que ellos encarnaban ya no de9 me1s frutos en el e1mbito acade9mico y sea menospreciada o ignorada por las mayoredas.Saludos.

Eve 2012-08-22 21:03:13

la chica numero dos fue la que tuvo la sosirna mas bonitaen cambio la numero uno yo no se para que la pusieronsu sosirna es orrible pero la numero dos aparte de tener lasonrisa mas bonita es la mas hermosa que pudieron poneren esta pagina sus ojos son hermosos su cabello todo

Taisyti anekdotą

« Daugiau anekdotų »